Aunque el frío queme, no te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo, aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo. No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo. No te rindas, por favor no […]

El sobrio y el glotón

Había en un lugarón Dos hombres de mucha edad, Uno de gran sobriedad Y el otro gran comilón. La mejor salud del mundo Gozaba siempre el primero. Estando de Enero a Enero Débil y enteco el segundo. «¿Por qué el tragón dijo un día Comiendo yo mucho más Tú mucho más gordo estás? No lo […]

Siempre estaré para ti amiga

No moriré del todo, amiga mía, mientras viva en tu alma mi recuerdo. Un verso, una palabra, una sonrisa, te dirán claramente que no he muerto. Volveré con las tardes silenciosas, con la estrella que brilla para ti, con la brisa que nace entre las hojas, con la fuente que sueña en el jardín. Volveré […]

Serías para siempre amiga

Si fueses espíritu, amor, yo te amaría. Abrázame fuerte, que tus brazos son débiles, no llegan a mi cuerpo, tan recóndito en mí, y mis brazos son débiles para atraerte allí. Si pudiera tan sólo amarte, amor, yo te amaría. Fueses rostro y fuese yo rostro, tan sólo, podríamos adorarnos el uno al otro, dejar […]

Soneto de El Jugador

Éste sí que es el modo verdadero de aprovechar el tiempo; ésta si es brava ocupación, en la que ayer estaba con sus sentidos cinco un hombre entero. Decía yo, a la izquierda del banquero caerán el as y el tres: no lo acertaba ¿Parece que la cosa no importaba? Pues importó todito mi dinero: […]

La despedida de Juan Bautista Arraiza

Ya llegó el instante fiero, Silvia, de mi despedida, pues ya anuncia mi partida con estrépito el cañón. A darte el adiós postrero llega ya tu tierno amante, lleno de llanto el semblante y de angustia el corazón. Llega tú, objeto divino, tiéndeme los brazos bellos, que si logro yo que en ellos dulce acogida […]