Una imagen divina, de William Blake

La crueldad tiene corazón humano y la envidia humano rostro; el terror reviste divina forma humana y el secreto lleva ropas humanas. Las ropas humanas son de hierro forjado, la forma humana es fragua llameante, el rostro humano es caldera sellada y el corazón humano, su gola hambrienta. – William Blake – Inglés (1757 – […]

En la niebla, de Herman Hesse

¡Extraño vagar entre la niebla! Solitario está cada arbusto y piedra, ningún árbol mira al otro, cada uno está solo. Lleno de amigos estaba para mí el mundo cuando mi vida era clara todavía; ahora que la niebla cae, nadie más está visible. Verdaderamente, nadie es sabio si la tiniebla no conoce, lo inevitable y […]

Poema 17, de Roberto Juarroz

Detener la palabra un segundo antes del labio, un segundo antes de la voracidad compartida, un segundo antes del corazón del otro, para que haya por lo menos un pájaro que puede prescindir de todo nido. El destino es de aire. Las brújulas señalan uno solo de sus hilos, pero la ausencia necesita otros para […]

Una sola rosa, de Rainer Maria Rilke

Una sola rosa es todas las rosas y es ésta; el irreemplazable, el perfecto, el dócil vocablo que encuadra el texto de las cosas. Cómo decir alguna vez sin ella lo que fueron nuestras esperanzas, y las tiernas intermitencias en nuestro continuo viaje. – Rainer Maria Rilke – Austriaco (1875 – 1926)

Dios se desnuda en la lluvia, de Juan L. Ortiz

Dios se desnuda en la lluvia como una caricia innumerable. Cantan los pájaros entre la lluvia. Las plantas bailan de alegría mojada. La tierra como una hembra se disuelve en los dedos penetrantes con una palidez de mil ojos desmayados. Camino bajo la lluvia, todo mojado, cantando, hacia mirajes que huyen en un rumoroso sueño. […]

Voy a decirte una cosa, de Nazim Hikmet

Voy a decirte una cosa De capital importancia: El hombre cambia de gustos Cuando cambia de lugar. Aquí, me gusta dormir, Me gusta terriblemente Porque, con su mano amiga, Viene el sueño a abrir mi celda O derriba las paredes Que me tienen encerrado. Como en la frase vulgar, Yo me dejo ir por el […]

Soledad, de Luis Cardoza y Aragón

Yo canto porque no puedo eludir la muerte, porque le tengo miedo, porque el dolor me mata. La quiero ya como se quiere el amor mismo. Su terror necesito, su hueso mondo y su misterio. Lleno del fervor de la manzana y su corrosiva fragancia, lujurioso como un hombre que sólo una idea tiene, angustiadamente […]

El cementerio, de Robert Desnos

Aquí estará mi tumba, y sólo aquí, bajo tres árboles. Recojo sus primeras hojas primaverales Entre un zócalo de granito y una columna de mármol. Recojo sus primeras hojas primaverales, Pero otras hojas nacerán de la feliz podredumbre De este cuerpo que, si puede, vivirá cien mil años. Pero otras hojas nacerán de la feliz […]