El Mar – por Mario Benedetti

¿Qué es en definitiva el mar? ¿por qué seduce? ¿por qué tienta? suele invadirnos como un dogma y nos obliga a ser orilla nadar es una forma de abrazarlo de pedirle otra vez revelaciones pero los golpes de agua no son magia hay olas tenebrosas que anegan la osadía y neblinas que todo lo confunden […]

Poema de Las Cosas – por José Ángel Buesa

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento que existen ciertamente, pero que no se ven… Y también es posible que una tarde de hastío como florece un surco, te renazca un afán y aprenderás entonces […]

Todo este sentir que tengo

Tengo tanto sentimiento que es frecuente persuadirme de que soy sentimental, mas reconozco, al medirme, que todo esto es pensamiento que yo no sentí al final. Tenemos, quienes vivimos, una vida que es vivida y otra vida que es pensada, y la única en que existimos es la que está dividida entre la cierta y […]

Cuando se acerquen los potros

Ya se acercan los potros; raudamente precisa el grupo sus contornos de estética salvaje; entre el pálido rosa del lánguido paisaje corren desenfrenados, a la par de la brisa. Los potros ya se acercan: mas lo hacen tan aprisa, que parece volaran sobre el quieto paraje; desplázanse los cascos en fantástico viaje atrás dejando chozas […]

Aquel árbol de fuego

Son tan vivos los rubores de tus flores, raro amigo, que yo a tus flores les digo: “Corazones hechos flores”. Y a pensar a veces llego: Si este árbol labios se hiciera… ¡ah, cuánto beso naciera de tantos labios de fuego…! Amigo: qué lindos trajes te ha regalado el Señor; te prefirió con su amor […]

Es la ambición humana

Mariposa, no sólo no cobarde, mas temeraria, fatalmente ciega, lo que la llama el Fénix aún le niega. quiere obstinada que a sus alas guarde: pues en su daño arrepentida larde, del esplendor solicitada, llega a lo que luce, y ambiciosa entrega su mal vestida pluma a lo que arde. ¡Yace gloriosa en la que […]

Recuerdo cómo eras en Otoño

Te recuerdo como eras en el último otoño. Eras la boina gris y el corazón en calma. En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo. Y las hojas caían en el agua de tu alma. Apegada a mis brazos como una enredadera, las hojas recogían tu voz lenta y en calma. Hoguera de estupor en […]