La canción de los aceituneros

Aceituneros del pío-pío, muertos de hambre y muertos de frío. El zagalejo encarnado, ciñe tu cuerpo arrecido. —¿Mocita, quieres bailar en medio de los olivos? Yo cogeré tu tarea y tu bailarás conmigo. ¡Vente chiquilla hacia los olivos! Hoy cuando demos de mano, quisiera bailar contigo. —¿Mocita, quieres cantar debajo de los olivos? Yo tocaré […]

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Es muy tarde ya

Apaga la ciudad y deja esta calle de palabras deslucidas con sus noches de alfabetos y de moscas en los tejados un gato y el chasquido de las sombras que devoran los últimos despojos de las líneas que trazamos. Ya la luz es un recuerdo donde el claro abanico despuntaba y el aroma del jazmín […]

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Tengo lluvia en las manos

No hay más vida ni más muerte solo lluvia en las manos; no hay más voz que su voz en los cristales de agua viva ni más cuerpo que su cuerpo en el deleite de esta estrofa mojada acariciando tréboles. No hay más vuelo ni más risa que beber sus esmeraldas; ni otro hechizo que […]

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

“El mar” de María Victoria Atencia

Bajo mi cama estáis, conchas, algas, arenas: comienza vuestro frío donde acaban mis sábanas. Rozaría una jábega con descolgar los brazos y su red tendería del palo de mesana de este lecho flotante entre ataúd y tina. Cuando cierro los ojos se me cubren de escamas. Cuando cierro los ojos, el viento del Estrecho pone […]

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

“Frío” de Manuel María Flores

La tarde era triste, la nieve caía, su blanco sudario los campos cubría; ni un ave volaba, ni oíase rumor. Apenas la nieve dejando su huella, pasaba muy triste, muy pálida y bella, la niña que ha sido del valle la flor. Llevaba en el cinto su pobre calzado; su hermano pequeño que marcha a […]

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page