Poema a Elisa

Como en el fuego la madera arde
mi corazón se quema en tu mirada,
amada niña, nos dejaste,
rompiste tus cadenas, tu ropaje
de dolor, de sufrimiento,
para volar en libertad
hacia el país donde los versos
son por siempre eternos.

Ave libre, intocable, ya no estás,
en todos viva permaneces,
todo a ti nos vuelve,
nuestra vida ya marcaste
en eterna, alada, terrenal figura,
de una Elisa que pasó, quedó,
tú Allá, nosotros Acá,
tú lazo entre la muerte y la vida.

Comentar

Comentarios