Todo lo que siempre quisiste saber acerca de la poesía

Para muchos, tal vez la última vez en que realmente entramos en estrecho contacto con la poesía, fue para realizar algún ensayo en el colegio, presentar una declaración en la universidad o incluso, para sorprender a nuestra media naranja tomando prestada la inspiración de célebres autores. De cualquier forma, nos hemos propuesto acortar el tiempo y poneros “al día” con la poesía desde entonces hasta hoy.

Hay quienes dicen que el arte de la poesía se ha convertido en poco más que “relleno” en muchas escuelas donde los textos suelen tornarse aburridos como para discutirlos. Otros hablan de la poesía moderna como “un verdadero rompecabezas” cuando se trata de entender lo que quiere decir el autor.

Todos tienen su opinión respecto a cualquier tema del que se pueda hablar, así que lo mejor, es comenzar por conocer un poco de su historia, algunos de los nombres que han logrado perdurar a través de los años, y finalmente, exponerte al mundo de la poesía, leer, escoger tus favoritos y atreverte a escribir tu propia composición.

¿Cómo y dónde nació la poesía?

Bueno, aunque personalmente me gustaría aclarar que definir una razón y un momento exacto en la historia de la humanidad en que nace la poesía es, bueno, prácticamente imposible porque se trata de un reflejo de los sentimientos y el pensar más profundo del hombre:

La poesía podría haber nacido como la necesidad del hombre por expresarse de manera armoniosa y rítmica.

Pero dejando a un lado ese pensar tan “sentimental”, investigué y encontré que la poesía surgió en la antigua Grecia. En primera instancia fue utilizada para agradar a los dioses, de modo que en esos tiempos era cantada – de aquí el surgimiento de las Odas y los Himnos. Pero no cualquiera podía ofrecer estos cantos sólo los elegidos, los llamados “poetas”. 

¿De dónde provenía la inspiración?

Buena pregunta en realidad. Especialmente si entendemos que la mayor parte de las obras que realizamos como hombres, suelen ocultar una razón que motiva a hacerlo, una “inspiración”.

Se cuenta en alguna parte de la mitología que las musas eran esas inspiración de donde provenía tanta belleza armónica. Esas deidades altas y esbeltas que utilizaban a ciertos hombres para tener comunicación con los seres humanos, y lo hacía bajando sus labios hasta el oído de estos y les pedían escribir en verso.

Los temas más tocados por las musas tenían que ver con la espiritualidad, la perfección del alma y el entendimiento doplomático entre los seres humanos. La naturaleza, las bellas artes, las ciencias, la política, la sabiduría y el existencialismo banal y enrojecido por las bajas pasiones a modo de crítica y enseñanza Universal. 

Pero un poeta no sólo escribía, también tenía que declamar o “cantar” sus versos en público. Cuando lo declamado no era del gusto popular se decía que el poeta estaba sordo, ya que no había entendido lo que la musa le había susurrado al oído. 

Con el tiempo

Los griegos se volvieron los padres y precursores de la poesía y la filosofía. La retórica se volvió indispensable para argumentar discursos y quienes se llevaban exelentemente bien con las musas, se convirtieron en los más reconocidos.

Entre los más famosos, se encuentra Homero quien escribió el máximo exponente poético de todos los tiempos: “la Iliada y la Odisea”. 

Gran parte de los héroes legendarios de la antigua Grecia que hemos visto en la TV, figuran en las poesías de Homero, un poeta ciego que iba de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo compartiendo frases bonitas que se desprendían de sus famosos cantos épicos. 

Y bueno, ahora ya sabemos cómo comenzó la poesía, un tema que aunque similar, es muy opuesto a la Prosa, esa manera en que usualmente nos expresamos cuando queremos escribir o decir algo bonito y cuidado muy parecido a lo que escribían los poetas pero sin hacer versos, esas palabras bonitas ordenadas de modo que sus acentos se sucedan conforme a ciertas leyes, y algunas incluso coincidan en su sonido, produciendo una asonancia o consonancia que halaga a los oídos que les escuchan. 

Comentar

Comentarios